Pieza patrimonial de febrero de 2010

FOTOGRAFÍA DEL HISTORIADOR BARTOLOMÉ MITRE MARTÍNEZ (1821-1906)

Fotografía original en color sepia, sobre cartón, del político demócrata, militar, hombre de letras, estadista y periodista trasandino; gobernador de la provincia de Buenos Aires y Presidente de la nación Argentina entre 1862 y 1868. Aparece en perfil derecho de medio cuerpo, sentado. Guardada por la viuda de don Benjamín hasta su último instante. Se conserva dentro de una de las cajas fotográficas patrimoniales en la bóveda del museo. Medidas: 26,6 cm. de ancho por 33 cm. de alto. Contiene una dedicatoria manuscrita por su hija mayor, con tinta, en sentido diagonal, cuyo texto versa así: "A la distinguida Señora Victoria S. de Vicuña Mackenna, recuerdo afectuoso. Delfina Mitre de Drago. Buenos Aires, Septiembre de 1910".

24/02/2010

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

"Ricardo Donoso -acota el nieto de don Benjamín- ha estudiado en su notable ensayo Una amistad de toda la vida, Vicuña Mackenna y Mitre, la que unió a los dos próceres desde los días en que compartieron juntos una celda de la cárcel de Santiago, en horas de persecución política, hasta aquél en que se despidieron para siempre.
"En 1878 el ilustre argentino cooperó a la labor pacificadora de Vicuña en el conflicto que estuvo a punto de estallar entre los dos pueblos.
"Antes y después de ese contacto de trascendencia histórica tan fecunda, ambos mantuvieron nutrida correspondencia epistolar.
(1)

En una de esas cartas, fechada el 5 de mayo de 1881, el escritor argentino le escribe así:

"Mi querido amigo y compadre:
Me es grato darle afectuosamente este doble título, que moral y espiritualmente nos une en la felicidad como más de una vez nos ha unido en la desgracia. éramos ya compadres políticos y literarios, habiendo gozado juntos de fiestas y prisiones, lo que me titula para asociarme a su fiesta de familia con mis sentimientos de siempre y con mis votos por su felicidad...
"Recibí después su telegrama, que contesté inmediatamente y supongo que a la fecha el óleo de la lámpara de la vida y y la sal de la sabiduría, habrá ungido la frente y el seno y dado su sabor a los labios de la recién nacida, que por una feliz coincidencia lleva el nombre de una hija que nació durante mi destierro y que sólo conocí tenía cuatro años, lo que no impidió que ella me conociese por sí sola, siendo la primera que por acaso feliz me recibió a la puerta de mi hogar al regresar a él desde Chile".
(2)

Quien, en verdad, lo representó en aquel bautizo fue el ingeniero, parlamentario liberal, ministro y comandante don Domingo de Toro Herrera (1840-1923), y el 28 de mayo, después de recibida la buena nueva de la ceremonia sacramental, escribía a su compadre:

"Ya tenía noticia por telegrama suyo y de don Domingo, como se lo he escrito antes, y supongo que mis cartas habrán llegado a la fecha a sus manos. En tal ocasión cumplí con el agradable deber de escribir a Ud. y su señora, felicitándolos por ese acontecimiento de su hogar y deseando para ambos la felicidad, que tanto merecen al lado de la hija a quien mi alma ha acompañado en la fuente bautismal, como la acompañará en el resto de su vida".
(2)

"En los años siguientes,
-concluye el citado ensayista- que fueron de intensa actividad intelectual para ambos amigos, deben haber mediado numerosas cartas entre ellos, pero el incendio de la casa del gran escritor chileno [en 1892) determinó la pérdida de valiosos papeles, entre los cuales figuraron tal vez las últimas epístolas del historiador argentino. "Pocos años después, en Enero del 86 [siglo XIX], se extinguía para siempre la gloriosa existencia del genial santiaguino. Mitre tuvo la felicidad de sobrevivirle veinte años y de disfrutar en vida los halagos del homenaje y del respeto de todo un pueblo. Vinculados por la comunidad de ideales y la orientación de sus propósitos, Mitre y Vicuña Mackenna aparecen, a través de su correspondencia, unidos en una sola aspiración de lealtad y engrandecimiento. La causa de la paz americana debe a sus esfuerzos los más legítimos triunfos, y los dos grandes hombres aparecen a través del tiempo como el mejor símbolo de lo que deben ser las relaciones chileno-argentinas, para la prosperidad de ambas naciones y para la felicidad de toda América". (3)






(1) Vicuña Mackenna y Mitre, en: Eugenio Orrego Vicuña, iconografía de Vicuña Mackenna, tomo primero, Santiago, Universidad de Chile, agosto de 1939, páginas. 232 y 233.
(2) Carta de Bartolomé Mitre a Benjamín Vicuña, en: Ricardo Donoso, Una amistad de toda la vida: Vicuña Mackenna y Mitre, Santiago, Imprenta Cervantes, 1926, páginas 45 y 46.
(3) Ricardo Donoso, op. cit., página 55.

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker