Pieza patrimonial de mayo de 2009

MONJA Y GITANILLA - ÓLEO DE DOLORES VICUÑA MACKENNA DE MORANDÉ

Óleo sobre tela fechado en marzo 8 de 1880, firmado por la hermana más querida de don Benjamín (en el ángulo inferior derecho). Representa a una joven religiosa, sentada, estrechando y apoyando a una niña gitana; en segundo plano se advierte una gran escalinata y parte de un paisaje costero. Obra donada a este museo por la señora Loreto Morandé Vicuña. Medidas de la pintura: 0,44 m. de ancho por 0,48 m. de alto, con marco dorado de la época. Restaurado por el Centro Nacional de Conservación y Restauración en el año 1999.

14/05/2009

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

Benjamín Vicuña Mackenna simbolizó en la memoria de su hermana Dolores (1843-1882) su homenaje a la mujer chilena. Para tal efecto y por tratarse en general de sus telas, expresa: "No hemos contado uno á uno los cuadros de diversos tamaños que pintó Dolores en los últimos seis años de su vida; pero no podrán ser menos de treinta...(1) "Sin embargo de esto, su modestia como artista no desmerecía de su timidez de mujer. Solía decirnos que cuando se veía obligada á penetrar por etiqueta á una casa de fuste ó á un salón de gentes estiradas 'le temblaban las piernas de susto'; é igual estremecimiento experimentó en sus manos cuando le exigimos sus primeros trabajos para ser exhibidos en público. Habiéndose organizado una exposición de pinturas en septiembre de 1876, escribíamos en efecto desde Peñalolén lo que sigue, que naturalmente carecía de todo artificio y aún de la coquetería lícita en tales casos en la mujer hecha artista: -'Veo que quieres poner mis cuadros en la exposición del Santa Lucía, pero te digo la verdad que tengo miedo de exponerme á una crítica que quizá la pretensión de colocarlos á la expectación pública haga justa; pues tú sabes que sólo soy una principiante y que sólo he pintado para adornar mi casita y entretenerme en los momentos que la atención de mi familia me deja libre; quisiera, pues, hermano, que hicieras ver los cuadros por alguna persona inteligente para que juzguen si se puede ó nó colocarlos como tú deseas.' "Fue Dolores, antes que todo, una mujer de verdad, y si su pincel pudo, sin esfuerzo diseñar alguna vez sonrisas plácidas en el semblante de sus ángeles, ó por ventura en el disfraz de sus personajes femeninos, no habría podido jamás arrancar aquellos falsamente á su rostro, fanal diáfano de su naturaleza, espejo luminoso de su ser". (1) Benjamín Vicuña Mackenna, Dolores, Homenaje á la mujer chilena en la siempre dulce y querida memoria de mi tiernamente amada hermana Dolores Vicuña de Morandé,(Escrito é impreso para circulación exclusivamente privada.), Santiago, Imprenta Cervantes,1904,págs.39,40 y 46.

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker