Pieza patrimonial de junio de 2008

VISTA DE LA CIUDAD DE SANTIAGO DEL ARTISTA CHARLES WOOD

Acuarela sobre papel (pegado en cartulina) pintada en 1831, obra del artista británico Charles Chatsworthy Wood Taylor (1793-1856). Obsequiada a Vicuña Mackenna por el talentoso intérprete del paisaje marino chileno, quien la conservó en su escritorio. Luego pasó a poder de un coleccionista y don Eugenio Orrego Vicuña, nieto de don Benjamín, la adquirió a la casa de remates de don Ramón Eyzaguirre en 1952. Desde marzo de 1957 pasó a este museo cedida por el Museo Histórico Nacional. Sus dimensiones contemplan 0,81 m. de ancho por 0,58 m. de alto, con marco desgastado, dorado.

20/06/2008

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

Charles Wood, nativo del legendario Liverpool, fue contratado en una expedición a Sudamérica, integrada por científicos y militares, llegando a Valparaíso en 1818 y gracias a su experiencia marinera y conocimientos topográficos, fue designado Teniente de Artillería del Ejército de Chile, agregado a la mesa de Ingenieros. Posteriormente, en 1824, debido a sus méritos fue nombrado Ingeniero Militar, con la misión de recorrer toda la frontera de Arauco para levantar mapas topográficos. Seis años después asumió la cátedra de Dibujo del Instituto Nacional, al mismo tiempo que prosiguió con sus trabajos topográficos, entre otros, el plano de Valparaíso y los planos de la torre de la Aduana. Alrededor de 1834, entregó el diseño del primer escudo nacional, conjuntamente con los sellos de gobierno y algunas monedas. Convertido al catolicismo, contrajo matrimonio en nuestro país con doña Dolores Ramírez Arellano. Durante la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, bajo las órdenes del general Manuel Bulnes y siendo su edecán, participó en las batallas de Puente de Buin y Yungay. Abandonó Chile hacia el año1849. "Lo interesante en Wood, - agrega la estudiosa investigadora Alicia Rojas Abrigo - es que siempre se mantuvo al día en todos los adelantos marítimos, aparte de su eficiente desempeño en Chile, fue reconocido por la propia Inglaterra, al nombrarlo Inspector Naval del principal puerto del Pacífico" (Historia de la pintura en Chile, página 219). "Chile - concentra nuestro primer Premio Nacional de Historia (1974) Eugenio Pereira Salas - debe mucho a la simpática y nobilísima personalidad de Carlos Wood Taylor, que dejara en nuestro país larga progenie familiar y el recuerdo imperecedero de una labor técnica, administrativa y artística que le valió el aprecio de la colectividad". Y afina "los numerosos dibujos y acuarelas de tema santiaguino tienen un sabor vernáculo más pronunciado. Sus panoramas frente al valle que encierra la capital tiene el doble encanto del recuerdo poético de los sitios desaparecidos y la maestría de un hacer pictórico honorable". (*) Como acuarela-testimonio figuró en el "Catálogo razonado de la Esposición del Coloniaje celebrada en Santiago de Chile en Setiembre de 1873 por uno de los miembros de su Comision Directiva", Benjamín Vicuña Mackenna, quien la describió así: "nótase el antiguo portal en construcción, la famosa torre de la Compañía quemada en 1841, el aspecto de la Plaza de Armas con las torres de la Catedral i de las Cajas, todo lo cual ha desaparecido en los últimos 40 años" (número 550, sección XI, Objetos Diversos, página 110). También formó parte de la Exposición "Benjamín Vicuña Mackenna, imagen y obra", realizada en la Galería Azul de la Biblioteca Nacional, desde abril a julio de 1986, con motivo de la conmemoración del primer centenario del fallecimiento de este connotado historiador, político y americanista (1886). "La acuarela 'Vista panorámica de la ciudad de Santiago' - sostiene nuevamente Alicia Rojas Abrigo en su Historia de la pintura en Chile - es la más representativa del aspecto narrativo y costumbrista. Hay en ella un valor histórico indudable, aparte del soldado y el perro que aparecen, lo cual fija su carácter costumbrista. Hay estudio acabado de luces, contrastes y claroscuros" (página 219). "Su obra - concluyen Gaspar Galaz y Milan Ivelic - propone un nuevo modo de relacionarse con la realidad; su memoria visual retiene las cualidades sensibles de los objetos, o bien, de acontecimientos destacados en los cuales participó como testigo ocular. Entre la experiencia vivida y retenida visualmente y la obra como prolongación de esa experiencia se establece una relación directa y espontánea" (La pintura en Chile desde la Colonia hasta 1981, páginas 43 y 46). (*) "Estudios sobre la Historia del Arte en Chile Republicano" por Eugenio Pereira Salas. Edición a cargo de Regina Claro Tocornal. Santiago,Ediciones de la Universidad de Chile, 1992, páginas 39 y 42.

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker