Pieza patrimonial de febrero de 2008.

RETRATO DE DON EUSEBIO LILLO ROBLES (1826-1910)

En la bóveda de seguridad del museo se resguarda este óleo sobre tela, quizá el único retrato conocido, de este destacado periodista, poeta, alcalde de Santiago, coleccionista de arte, intendente de Curicó, embajador, ministro de Estado, senador y diplomático.

06/02/2008

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

En este cuadro vemos a don Eusebio, ya en avanzada edad, de pie y de frente, vistiendo traje oscuro y sosteniendo anteojos con su mano izquierda. El autor de este retrato es el artista, profesor y crítico de arte Ricardo Richon Brunet (1866-1946). El cuadro fue donado a este museo, por don Fernando Orrego Vicuña, nieto de don Benjamín. Eusebio Lillo militó en 1850 junto a Benjamín Vicuña Mackenna y otros jóvenes intelectuales y artesanos en la Sociedad de la Igualdad, un club político liberal opositor al gobierno conservador del general Manuel Bulnes. Según el historiador Cristián Gazmuri, Lillo y Vicuña Mackenna "llegaron a adquirir el 'buen sentido' que dan el compromiso con el medio" en esta generación liberal de la "Sociedad de la Igualdad". "La Sociedad de la Igualdad se incorporó -sostiene el historiador Sergio Grez Toso- rápidamente a la batalla política que la oposición comenzaba a librar contra la candidatura de Manuel Montt, el más seguro sucesor conservador del presidente Bulnes. El 1 de abril la flamante asociación inició, bajo la dirección de Eusebio Lillo, la publicación del periódico 'El Amigo del Pueblo', señalando claramente su entrada en la arena política: 'Queremos que el pueblo se rehabilite de veinte años de atraso y de tinieblas. Queremos que los que representan hoy los principios de esos fatales veinte años, caigan de rodillas ante el pueblo que se levanta a recuperar su puesto...'" La Sociedad de la Igualdad fue disuelta por el gobierno de Bulnes en noviembre de 1850 y muchos de sus líderes y militantes -entre ellos Eusebio Lillo- fueron relegados a distintos puntos del país. Unos pocos fueron enviados al exilio. Francisco Bilbao, Benjamín Vicuña Mackenna, Domingo Santa María y otros pasaron a la clandestinidad y se abocaron a preparar la insurrección armada contra el gobierno. Esta se llevó a cabo en Santiago mediante el "motín del 20 de abril de 1851", ocasión en la que los liberales lograron arrastrar a los soldados del regimiento Valdivia y a algunos grupos de artesanos igualitarios. La insurrección fue aplastada por las tropas leales al gobierno con un costo de numerosos muertos, heridos y prisioneros, Vicuña Mackenna fue apresado, pero poco después logró escapar para dirigirse a La Serena desde donde los opositores al gobierno, al igual que en Copiapó y Concepción, organizaron un nuevo levantamiento (septiembre de 1851) que daría inicio a una breve pero sangrienta guerra civil. La oposición fue nuevamente derrotada. Al hacer el balance de la fallida experiencia liberal e igualitaria, en uno de los pasajes de su famosa carta a Francisco Bilbao, escrita por el igualitario Santiago Arcos en la prisión de Santiago el 29 de octubre de 1852 se lee lo siguiente: "Quiero hablarle de la flor del Partido Pipiolo, flor que en vano se busca entre los pelucones, quiero hablar de los jóvenes que como usted, Recabarren, Lillo (Eusebio), Lara, Ruiz, Vicuña (Mackenna) y tantos otros rotos que pelearon contra lo que ahora existe en Chile. Juventud llena de porvenir, valiente, generosa, patriota, pero que confía demasiado en el acaso, que no analiza sus nobles aspiraciones - trabajo que debería emprender - a ustedes, primogénitos de la república, a su inteligencia está confiado el porvenir del país".

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker