Pieza patrimonial de diciembre de 2007

CÁLIZ USADO EN LA LITURGIA POR EL DR. MONSEÑOR DON MANUEL VICUÑA Y LARRAÍN

En la bóveda del museo se conserva este vaso sagrado fabricado en bronce ornamentado con dorados, perteneciente al último Obispo y primer Arzobispo de Santiago, Monseñor Manuel Vicuña y Larraín (1778-1843) , hermano de quien fuera presidente de Chile, don Francisco Ramón, y por lo tanto, tío abuelo paterno de Benjamín Vicuña Mackenna.

07/12/2007

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

Este hermoso cáliz de 26 cm. de altura fue una de las piezas litúrgicas preferidas de monseñor Manuel Vicuña y Larraín cuando celebraba diariamente la misa, oía confesiones gran parte del día y predicaba la palabra de Dios. El pontífice León XII, para restablecer definitivamente la jerarquía eclesiástica en Chile, luego del período de la Independencia y las luchas intestinas que agitaron al país hasta 1831, sin consulta previa al gobierno civil, en la bula del 2 de junio de 1832, instituyó a Manuel Vicuña Larraín como vigésimo segundo y último obispo de Santiago, "en consideración a su fe, doctrina, prudencia, experiencia e integridad que llenaba de confianza al Supremo Pastor de la Iglesia". Como capellán de la Compañía, durante su episcopado, restableció la costumbre colonial, abolida a fines del siglo XVIII y comienzos del siguiente, de llevar el viático a los enfermos, solemnemente en procesión. En sus visitas pastorales a la diócesis en dos períodos (1833-1834), el sur y cuatro años después, el norte, fuera en mulas, caballos y carretas, recorrió largas distancias por caminos tortuosos; fundó escuelas y hospitales, revisó los archivos parroquiales y realizó obras de caridad. Restableció, asimismo, el Seminario de los Santos ángeles Custodios con fecha 6 de mayo de 1836. Obra suya fue también la creación del Arzobispado de Santiago y de los obispados de La Serena y Ancud.

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker