Brillantes festejos

50 AÑOS DEL MUSEO NACIONAL BENJAMÍN VICUÑA MACKENNA

En medio de un ambiente de gran entusiasmo, cordialidad y amistad, con una nutrida concurrencia de amigos de la institución, el Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna celebró sus cincuenta años de existencia.

24/11/2007

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

El 21 de noviembre el Museo Vicuña Mackenna cumplió cincuenta años de vida. Sus puertas se abrieron por primera vez al público el 21 de noviembre de 1957 gracias al impulso de su fundador y primer Director, don Eugenio Orrego Vicuña, destacado diplomático y hombre de letras, nieto de don Benjamín Vicuña Mackenna. Para conmemorar este importante aniversario, el museo programó dos actividades. La primera fue la conferencia "Benjamín Vicuña Mackenna, urbanista nostálgico", impartida por el profesor Juan Ayala Veloso el martes 20 de noviembre ante un público mayoritariamente joven. El acto central se efectuó a partir del mediodía del miércoles 21 con nutrida asistencia de personas que expresaban la gran diversidad del público de este museo: estudiantes (de liceo y universitarios), profesores (de Enseñanza Media y superior), dirigentes sociales, representantes de ONGs, historiadores, bibliotecarias, vecinos del barrio y parientes de don Benjamín Vicuña Mackenna. La actividad comenzó en el pórtico con los potentes sones escoceses e irlandeses (como los ancestros maternos de don Benjamín) de una gaita tocada por Gonzalo Quezada, un amigo del museo que en ocasiones especiales se presenta en la institución para deleite de los pasantes y visitantes. Luego comenzó el acto propiamente tal bajo la conducción del profesor de Historia señor Jorge Rivas, del Colegio Educadora Elena Rojas (La Florida), quien desde hace varios años aprovecha los recursos pedagógicos del museo para sus cursos de Historia de Chile del siglo XIX. El profesor Rivas, junto con elogiar el proceso de transformación vivido por el museo durante la última década bajo el impulso de su actual Director, el historiador Sergio Grez Toso, fue presentando con consumada maestría a cada uno de quienes hicieron uso de la palabra y a los músicos y cantantes que actuaron en esa ocasión. La primera intervención fue la conferencia del historiador don Roberto Hernández Ponce "Reminiscencias de dos hombres excepcionales", sobre don Benjamín y su nieto don Eugenio Orrego Vicuña. El profesor Hernández, con chispa y humor, retrató con algunas pinceladas algunos pasajes de la vida y obra de ambos personajes, en particular su propia relación con el fundador del museo a quien conoció en sus años de estudiante de Historia. Luego vino el turno de algunos exponentes del Sindicato de Cantores Urbanos de Chile (SICUCH), los populares cantantes de "micros", quienes interpretaron algunas canciones de Violeta Parra, seleccionadas del "Tributo" que este sindicato ha grabado e interpretado numerosas veces (una de ellas el presente año en el museo) en reconocimiento a esta gran artista nacional. Enseguida habló la Directora de Bibliotecas, Archivos y Museos, Sra. Nivia Palma, quien saludó y felicitó al Director del museo y a sus funcionarios por la labor cumplida, señalando algunas de las grandes metas que la Dirección de Bibliotecas y Museos (DIBAM) se propone para acercar a los chilenos a los museos. Cerró la ceremonia el Director del museo, Sergio Grez Toso, sintetizando en breves palabras la labor cumplida al cabo de una década a la cabeza de la institución. En la parte más sustantiva de su alocución, este historiador se explayó sobre la concepción que ha inspirado su obra de refundación del Museo Vicuña Mackenna, sintetizada en el lema: "Un espacio para la memoria histórica y la construcción de ciudadanía en el tiempo presente". "Un museo histórico -dijo en uno de sus pasajes- debe ser como Jano, el Dios de las dos caras: una mirando hacia el pasado y otra hacia el futuro", única manera de hacer del museo un lugar vivo en el que variados segmentos de la sociedad preserven su memoria histórica, busquen elementos de sus raíces y alimenten sus proyectos de futuro. Al término de la ceremonia se sirvió un cóctel en el antejardín del museo. Los asistentes departieron largamente a los sones de la música de cámara del grupo Guarnerius. Durante todo el acto, los jóvenes del Colectivo Cultural La Forja, que ayudaron a la preparación de las dos actividades de conmemoración de este nuevo aniversario, y varias alumnas del Colegio Polivalente Guillermo González Heinrich (Providencia), que estaban vestidas a la usanza de la época de don Benjamín, atendieron esmeradamente a los asistentes. Y desde el balcón del seg

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker