Pieza patrimonial de junio de 2007

JORNADA INSURRECCIONAL DEL 20 DE ABRIL DE 1851

En la tercera sala de la exhibición permanente del museo, dedicada a "Benjamín Vicuña Mackenna, historiador, político, periodista y americanista", se exhibe esta maqueta realizada el año 2001 por el diseñador Diego Sandoval (escala 1:25), recreándonos la jornada insurreccional del 20 de abril de 1851, en las calles de la capital, conocida también como "Motín de Urriola", en la que participó el entonces joven Benjamín Vicuña Mackenna.

29/06/2007

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

El 20 de abril de 1851 la oposición liberal al gobierno conservador del general Manuel Bulnes, llevó a cabo un movimiento insurreccional en las calles de Santiago. Unos de los principales focos de combate ocurrió en la Alameda de las Delicias, entre la iglesia y convento de las Monjas Clarisas (donde está actualmente la Biblioteca Nacional) y la iglesia en construcción de San Juan de Dios, convertida en ese entonces en un emporio y depósito de frutos del país. En esas esquinas, al mando del ioven igualitario Francisco Bilbao, los subversivos levantaron una barricada a la francesa, echando mano a todo lo que había en las cercanías; incluyendo las camas del hospital y los frutos de la bodega Cueto que fueron degustados durante el fragor de la batalla. Entre la barricada de los igualitarios comandados por Bilbao y la calle San Francisco, se observa a caballo el joven Benjamín Vicuña Mackenna, quien se mantuvo durante toda la batalla haciendo de enlace, comunicando los últimos acontecimientos a sus compañeros que combatían en distintos puntos de la capital. Aún no cumplía los veinte años de edad. Luego de la derrota del levantamiento armado capitalino, Vicuña Mackenna fue encarcelado, pero pocos días antes de ser sentenciado a muerte, el 4 de julio del mismo año, logró escapar hacia La Serena junto a José Miguel Carrera Fontecilla (hijo del prócer de la Independencia) y Ricardo Ruiz, con instrucciones precisas de la oposición liberal para desencadenar la insurrección, hecho que ocurrió el 7 de septiembre, con gran participación popular. Entretanto, un Consejo de Guerra había condenado a Vicuña Mackenna y otros subversivos "a ser pasado por las armas". El poder revolucionario de La Serena logró mantenerse hasta el 17 de diciembre, sucumbiendo después de más de dos meses de porfiada resistencia ante el avance de las tropas del gobierno, más numerosas y mejor armadas. El joven Benjamín Vicuña Mackenna pagó el precio de la derrota: para escapar al peligro que pendía sobre su vida, luego de esconderse durante diez meses, en noviembre de 1852, partió al exilio a los Estados Unidos.

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker