Pieza patrimonial de noviembre del 2006

FOTOGRAFÍA JUVENIL DE VICTORIA SUBERCASEAUX VICUÑA

Reproducción ampliada de la fotografía original (tamaño 0,17 x 0,22 m.) de doña Victoria Subercaseaux Vicuña (1848-1931), esposa de don Benjamín Vicuña Mackenna.

02/11/2006

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

Esta fotografía en tonos blanco marfil, que nos ilustra acerca del aspecto de doña Victoria en sus años juveniles, está emplazada a la entrada de la sala que lleva su nombre (para exhibiciones temporales) en el museo dedicado a la vida y obra de su marido. Uno de sus nietos más queridos, el abogado, escritor y diplomático Eugenio Orrego Vicuña (1900-1959), la describe y retrata de la siguiente manera: "Alta, esbelta, plena de encanto espiritual y de elegancia física, sus ojos esplendían de gracia, interiormente iluminados por aquel su admirable sprit latino... Y sus dedos largos, finos, que sabían arrancar al teclado aires de los años moceriles, con Haydn y Mozart y Strauss, subrayaban el lenguaje de sus ojos, la elocuencia de sus ojos, el irresistible mensaje de sus ojos. Era, si vale la expresión, una reina que ha descendido por siempre de sus tronos anacrónicos para ir a ocupar, entre los humildes y los desheredados, el papel que corresponde a las compañeras de los conductores, a todas las grandes mujeres que sintieron y comprendieron la importancia social de su misión". Samuel Ossa Borne, otro escritor, quien la conoció, la caracteriza del siguiente modo en su obra Mis recuerdos de don Benjamín: "mujer encantadora por su figura, por su talento, su ilustración y su don de gentes", añadiendo: "admirable era su espíritu observador puesto al servicio de una gran cultura artística, de un gusto exquisito y de una gentileza también exquisita". Todos los biógrafos de Vicuña Mackenna, incluso los más recientes, coinciden en señalar que su matrimonio con Victoria Subercaseaux fue feliz, a pesar de la gran diferencia de edad existente entre ambos cónyuges (Benjamín era diecisiete años mayor que Victoria). Luego de la muerte de su marido (25 de enero de 1886), ella sobrellevaría su viudez durante cuarenta y cinco años.

Recursos adicionales

Materias: Antropología
readspeaker