La Columna del Museo

Ñuñoa: su verdadero patrimonio

imagen imagen_portada.jpg

Comenzamos el 2017 con la columna de opinión del arquitecto Rodrigo Gertosio, sobre los avances y necesidades del patrimonio arquitectónico de Ñuñoa.

03/01/2017

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

El día 28-12-2016 fue entregado al Consejo de Monumentos Nacionales el expediente para solicitar la sexta declaratoria de Zona Típica (ZT) de Ñuñoa: el barrio Suarez Mujica. De aprobarse esta solicitud, serían aproximadamente 22.840 habitantes y más de 137 há, equivalente al 8.2% de la superficie municipal bajo alguna ley de protección del patrimonio (5 ZT y 1 Zona de Conservación Histórica ZCH). Lo interesante de estos datos es que las 5 ZT de Ñuñoa fueron impulsadas por sus mismos habitantes como una reacción ante la explosión inmobiliaria producto de un plan regulador permisivo que provocó que Ñuñoa alcanzara una audaz e irresponsable tasa de crecimiento de la población de un 27% sólo en el periodo 2002-2010. Esto se tradujo en un acelerado proceso de densificación en altura, junto a la pérdida de cientos de inmuebles de alto valor estético y patrimonial, junto con la desintegración de numerosos barrios residenciales consolidados a lo largo del eje Eduardo Castillo Velasco y José Domingo Cañas.

Esta resistencia ciudadana localizada en cada barrio fue dando forma a un movimiento patrimonialista a escala comunal de gran interés, puesto que la audacia de los vecinos no implica sólo poner una traba a la acción inmobiliaria, sino poner en valor el estilo de vida como patrimonio intrínseco producto de la buena arquitectura en donde viven. Así, y de manera inédita, la Población EMPART (ZT, 2010) Villa Frei (ZT,2015), y Villa Olímpica (ZT,2016), todos barrios de arquitectura moderna, han sido reconocidas por el estado como patrimonio chileno no sólo por su notable arquitectura de vanguardia, sino por la antigua gestión de las Cajas de Previsión y la organización social que las pone en valor medio siglo después de inauguradas.

Sin embargo, y como es sabido, la Ley de Monumentos (17.288) que rige actualmente, no ofrece incentivos económicos ni de gestión a los inmuebles declarados, los que deben ser asumidos por cada propietario u organización. Para el caso de las Zonas Típicas, esta falencia es aún más grave ya que al proteger un barrio y no un inmueble particular, el número de actores es mayor y el desafío en la organización y la mantención es más complejo.

Por ello, es deber irrenunciable del municipio de Ñuñoa asumir el tremendo desafío de buscar asegurar la sostenibilidad en el tiempo de los barrios declarados mediante estrategias de gestión mixta que permita a los barrios seguir desarrollándose dentro de un marco normativo claro y acorde con los valores específicos tanto sociales como arquitectónicos de cada barrio, pero entendiendo a su vez que el patrimonio de Ñuñoa forma una red y un sistema de valor en estado vivo, y no una sumatoria de casos aislados como suele entenderse el patrimonio en Chile.
Ése es el verdadero patrimonio de Ñuñoa.

Rodrigo Gertosio Swanston es Arquitecto, Magíster en Hábitat Residencial © Universidad de Chile. Director de la Oficina de Asuntos Patrimoniales +Patrimonio junto con Gastón Vega Bucciardi (www.maspatrimonio.cl). Autor del libro "Ciudad Utópica" ( Editorial SA CABANA). Gestor y director del equipo detrás de la declaratoria de Zona Típica de Villa Frei (sector 1).

Cómo participar en La Columna del Museo:
Presentar el texto al correo contacto.mbvm@museosdibam.cl, máximo 1 carilla, espacio 1 y medio, calibri 12. Incluir nombre, correo electrónico y ocupación actual.
Se debe incluir una fotografía acorde a la temática del texto.
La temática de la columna de opinión debe versar sobre La Ciudad.
El Museo se reserva el derecho de editar, realizar sugerencias al autor y publicar la columna.
Para ser publicado el primer día hábil de cada mes, la Columna debe ser enviada hasta el día 20 del mes anterior.

Recursos adicionales

Materias: Institucional
Palabras clave: La Columna del Museo
readspeaker