Lectura

La policia de seguridad en las grandes ciudades modernas (Londres-Paris-Nueva York-Santiago) I la estadística criminal de Santiago, durante los años de 1873 i 1874.

imagen imagen_portada.jpg

Obra publicada por Benjamín Vicuña Mackenna sobre la historia de la policía en 1875.

Autor: Benjamín Vicuña Mackenna

Editorial: Imprenta de la República

Año: 1875

Tipo de publicación: Libros

Fuente: Museo Nacional Benjamín Vicuña Mackenna

  • Reseña

    Vicuña Mackenna, comienza su relato con el desarrollo y organización de la policía en las ciudades de Londres, París y Nueva York, a la cual le atribuye la función de protección y mantención del orden público.

    En cuanto a la policía de Santiago nos da a conocer su progreso desde que el doctor Vera la dividió en alta policía a cargo del carretón de los borrachos y baja policía, que se encontraba a cargo del aseo de la ciudad.

    También nos cuenta las medidas realizadas por Diego Portales en cuanto a la creación de carros para los salteadores, vigilantes para los borrachos y los rateros, junto con abastecerlos de sables, pitos y gorros. Más adelante se creó la policía secreta y municipal y se mejoró su vestimenta y sueldo.

    Finalmente en el año 1873 se inicia la elaboración de una estadística criminal de hurtos, ebrios y asesinatos entre otros crímenes.

    "Más información sobre Benjamín Vicuña Mackenna: Escritor, Historiador y Periodista"

    El público general, puede consultar el texto en línea, a través del portal Memoria Chilena

    Fragmento

    "Pero don Diego Portales, que inventó los carros para los salteadores, inventó los vigilantes para los borrachos i para los rateros. Les dio sables, pitos, gorras redondas con una franja colorada i cierta organización de cuerpo de que ántes habían carecido por completo. Hasta por esos años los comisarios de policía tenían a su cargo cada uno una sección de ocho o diez individuos, llamados alternativamente hirranados, padrecitos, asoleados, etc., que iban a tomar órdenes a su domicilio. El depósito central se hallaba en uno de los cláustros del Instituto viejo, calle de la catedral.

    La capital de Chile era manejada en esa época por las riendas de cuero i el sable de laton de un sargento llamado Benavides, de célebre memoria por su bravura i su fealdad. Era un San bruno republicano". (VICUÑA MACKENNA, 1875, pág. 24)

    *Se mantuvo gramática original del texto.

Materias: Historia
Palabras clave: Benjamín Vicuña Mackenna - Policía
readspeaker