Benjamín Vicuña Mackenna, Guerra del Pacífico

Vicuña Mackenna: cronista y actor de la Guerra del Pacífico

Benjamín Vicuña Mackenna, Guerra del Pacífico
imagen imagen_portada.jpg
Benjamín Vicuña Mackenna, Guerra del Pacífico, Victoria Subercaseux, mujeres de la elite, beneficencia

Mujeres y caridad en la Guerra del Pacífico: Victoria Subercaseux y Dolores Vicuña

La esposa y hermana del historiador fundaron sociedades de beneficencia para socorrer a las familias de los combatientes.

Benjamín Vicuña Mackenna, Guerra del Pacífico, Victoria Subercaseux, mujeres de la elite, beneficencia
imagen imagen_portada.jpg

Las mujeres de la elite participaron activamente en la Guerra del Pacífico, principalmente en labores de asistencia pública, beneficencia y confección de uniformes y estandartes.

De los historiadores liberales y contemporáneos al conflicto, Vicuña Mackenna fue el único que consignó la importancia del rol femenino. A partir del homenaje que escribió a su hermana Dolores, ensalzó a todas aquellas mujeres que contribuyeron a la atención de las viudas y huérfanos dejados por la guerra.

En sus artículos periodísticos describió y elogió el rol de las cantineras y camaradas que acompañaron a los soldados al campo de batalla, y que denominó "amazonas del ejército de Chile". Ejemplo de ello fue el escrito sobre Irene Morales publicado en El Nuevo Ferrocarril el 12 de agosto de 1880.

Desde el inicio del conflicto se hizo eco del llamado de la prensa que conminó a las mujeres de todos los estratos sociales a cumplir con su rol tradicional y demostrar su amor por la patria a través de la caridad, la confección de vestuario para los combatientes, y el socorro a niños y enfermos. A ellas las elogió largamente en el libro dedicado a su hermana:
"Las señoras de Santiago (…) colocáronse a la altura del más generoso patriotismo. Nosotros vímoslas en grupo, después de haber erigido costosos hospitales de sangre en diversos barrios de la ciudad, servir con sus propias manos a los heridos que nos devolvían las batallas, santas y sublimes mujeres, cuántas y cuan generosas habéis dado a los grandes egoístas" (Vicuña Mackenna, 1883:65)

Las mujeres de la elite también se destacaron por organizar eventos de beneficencia para recaudar dinero, colaborar en la creación de la Cruz Roja, y fundar numerosas sociedades protectoras a lo largo del país.

Entre ellas cabe mencionar a Dolores Vicuña, hermana del historiador, y Victoria Subercaseux, su esposa. Junto a Juana Ross de Edwards, Isidora Goyenechea y Rosa Aldunate, recibieron los elogios y honores del gobierno, y fueron incluidas en el proyecto de ley que presentó el senador para compensarlas por sus servicios a la guerra y el país, el cual nunca se discutió.

Sociedad Protectora de Santiago

Ante el desamparo de los familiares y el abandono del gobierno, se fundaron numerosas sociedades con el fin de socorrer a las madres, viudas, hermanas e hijos de los soldados muertos.

imagen imagen_03.jpg

La Sociedad Protectora de Santiago fue la primera de estas instituciones. Fundada a una semana de declarada la guerra, en su conformación y directorio participó activamente Victoria Subercaseux de Vicuña. Entre sus propósitos se encontraba:

  • Recolectar fondos para apoyar las necesidades económicas de los soldados y sus familias.
  • Derivar a los convalecientes a sus hogares.
  • Gestionar el sueldo atrasado de los militares.
  • Conseguir trabajo para los veteranos de guerra.
  • Facilitar y mantener la comunicación del Ejército con las madres y esposas de los soldados, tarea en que la destacó la esposa del historiador, quien redactaba y mandaba cartas y encomiendas a sus familiares.
  • Impulsar la "Ley de Socorros de 1879" que buscaba pensionar a los parientes de los combatientes muertos en el conflicto.

En la casa del matrimonio Vicuña Subercaseaux se habilitó una oficina para atender a los soldados y sus parientes, y se puso a disposición de ellos la biblioteca del historiador, espacio que hoy forma parte de la construcción original que conserva el Museo. Según su nieto y biógrafo, debido a esta acogida familiar los soldados lo llamaron "el Padre, y algunos, con más criollismo y no menos corazón, (…) el Taita" (Orrego Vicuña, 1939: 218).

La Sociedad Protectora llegó a socorrer a 496 mujeres y 82 soldados. Al respecto, Vicuña Mackenna comentó que "el secreto de la simpatía pública, que ha rodeado a la Protectora i el de su éxito, ha consistido, a mi entender, en que se ha interpuesto entre el alma del pais i el alma del ejército, i esta corriente viva la nutre i la sostiene" (1880: XV-XVI).

imagen imagen_02.jpg

En 1929, los sobrevivientes del conflicto entregaron a Victoria Subercaseux un pergamino con más de cincuenta firmas. En este documento que hoy forma parte de la exhibición permanente del Museo, expresaron sentirse "(…) profundamente conmovidos ante el generoso rasgo vuestro, que deja de manifiesto la sincera preocupación que sentís por la suerte de los Beneméritos de la Patria (…) Servíos aceptar, pues, noble señora, nuestra gratitud y los sentimientos de profunda consideración y respeto".

Sociedad del Perpetuo Socorro

Dolores Vicuña de Morandé fundó y fue la primera presidenta de la Sociedad del Perpetuo Socorro, la cual tuvo como objetivo exclusivo auxiliar a las esposas de los combatientes, y a los hijos de éstos a través de instrucción en escuelas primarias.

imagen imagen_01.jpg

Vicuña Mackenna escribió Dolores. Homenaje a la mujer chilena tras su muerte en 1882. En él elogió a las mujeres de espíritu caritativo, de quienes expresó: (…) "incalculables son los resultados de oportunidad, economía y buena distribución que así se obtienen, porque si alguien es capaz de realizar en este siglo de incredulidad, el milagro de cinco panes, es la mujer chilena y especialmente la mujer santiaguina" (1883:65).

En pleno conflicto, la figura del senador y su hermana se fortalecieron pues se les consideró aliados de los soldados en campaña. La muerte temprana de Dolores, a los 39 años, dio lugar a condolencias públicas en la prensa, y en su funeral las diversas ramas del Ejército le rindieron homenaje.

Benjamín Vicuña Mackenna, Guerra del Pacífico, Victoria Subercaseux, mujeres de la elite, beneficencia

Vicuña Mackenna: cronista y actor de la Guerra del Pacífico

Vicuña Mackenna escribió cuatro libros y numerosas crónicas periodísticas mientras se desarrollaba el conflicto en el norte.

La guerra debía comenzar: Vicuña Mackenna y los intereses territoriales de Chile

La delimitación y defensa territorial, fueron preocupaciones centrales para Vicuña Mackenna en la década de 1870.

Vicuña Mackenna: cantor de las glorias del Ejército

Como historiador, Vicuña Mackenna elogió a los combatientes en sus diversos escritos, y como senador, presentó una serie de proyectos de ley en su favor.

Vicuña Mackenna y el botín de guerra: documentos inéditos de la Guerra del Pacífico

Con el fin de narrar los hechos de la guerra en tiempo real, Vicuña Mackenna contó con una activa red de informantes en el norte del país.

Galerías

Vicuña Mackenna: reportero de El Nuevo Ferrocarril

Benjamín Vicuña Mackenna: reportero de El Nuevo Ferrocarril

Portadas ilustradas del periódico componen la galería de imágenes sobre actores y episodios de la Guerra del Pacífico.

readspeaker